lunes, 19 de mayo de 2008

2) Con los tapones de punta.

Mirando el espectáculo de un busker en la diminuta peatonal, a solo una persona en el mundo se le ocurriría denigrar en voz baja al performer, y no podía ser otra que vos.

Que era mi primo te dije, y te sonrojaste, que lo habías visto decenas de veces en otro paseo peatonal respondiste con una cintura que adiviné digna del mejor número nueve.

Renovando el ataque, me lanzé al agua diciendo que lo traía diariamente a la peatonal al showman éste, pero nunca tuve facilidad para la mentira.

Así que sin perder un segundo disparé queriendo indagar acerca de los motivos de tu presencia en ese otro paseo peatonal, solo para confirmar mis sospechas.

Te encantaba pasear por calles de una gran ciudad, entre smog, bocinazos y piropos lanzados al pasar hacia tu persona, que bien lo amerita.

Repare rápidamente en tu cabello, y al igual que la otra vez, la sensación volvió, adormecida entre el tiempo y las experiencias vividas.

Te había encontrado.

3 comentarios:

flor dijo...

El momento en el que sentimos haber encontrado a ESA persona, sin duda marca un antes y un después.
Gracias por pasar, unbeso :)

una loca linda dijo...

que lindo blog... y cuánto amor!
sigue sin ser correspondidooo???
que lindo el posteo anterior!
besos, y gracias x pasar :)

Mirada dijo...

Besos agradecidos por este buen momento que ha sido leerte.